Fotografiar con el corazón

Lo cierto es que yo empecé fotografiando con el corazón. Y no con los ojos, el cerebro, la luz, el objetivo. Con el corazón. Algo que estaba ahí y que hacía que me emocionase; eso era lo que hacía que le diese al botón para capturar el momento. No era algo que pensase, que racionalizase. […]

Más